martes, 14 de octubre de 2014

Perdiendo los ojos

El silencio me trajo tu nombre,
como un frío lo sentí,
no fue solo un recuerdo,
me trajo tu nombre y lo ha escrito allí (...)
donde solíamos besarnos, y hacer el amor
y hasta morir,
el silencio me trajo tus ojos
y con ellos me trajo dolor,
me acerco a tus cabellos
esos que abundan por mi habitación,
el aire me trajo tu aroma
y el silencio me trajo tu voz
el aire me trajo tu cuerpo,
la oscuridad tus besos y el silencio tu amor...
La oscuridad me trae recuerdos que veo y siento,
casi puedo estirar mi mano y sentirte,
tocarte una teta y luego sonreír,
casi puedo sentir el calor de tu presencia
como cuando estábamos en silencio, en la oscuridad
casi sin respirar, mirándonos sin saber a donde mirar
pendiendo los ojos en la oscuridad.

PH: http://cameraoscuraph.tumblr.com/

jueves, 21 de agosto de 2014

Cabeza de piedra (cabeza de siempre)

Ahogado y taciturno se pierde mi cabeza la piedra en el lago. Una murria se apodera del alma y el frió amenaza la piel como el filo de una navaja, recuerdos y melancolía queda después del silencio, “escalofríos y sudor”, los ojos abrumados y sin llanto pues ya otras noches hicieron estragos  en ellos, el corazón en su palpitar una nostalgia de vals que se baila lento y trágico, el nudo en la garganta, las manos pesadas, caris bajo en el camino, pensando en el regreso pateando piedras al futuro, destrozando ventanales y mirando mi reflejo en los cristales rotos, al final la luz del amanecer  es la que se apodera de la carne, la que hace renacer, volver a levantar la mirada para volver a empezar otra vez a caer.

Camilo Marin Angel - Desde Marrique

martes, 4 de marzo de 2014

Cartagena

Dibújame soles en los ojos con tus caricias, siembra entre mi barba besos cada mañana y has que sonrisa como un tonto con tu mirada, llena de luz mi alma negra y has que lata de nuevo este corazón de nea, has que sangre letras y poemas sobre las hojas blancas, hazme cantar de nuevo con ganas, que el cielo sienta mi desafinada voz y Cartagena sea testigo de mi guitarra, que le faltan cuerdas pero no importa porque mis notas aman, déjame volver a soñar, de nuevo caminar de la mano bajo una fresca lluvia de verano, que el viento te levante la falda y te vea los cucos morados, que dibujemos un pene en el tronco de un árbol que diga 4eva y que nos recuerde los besos cada vez que lo veamos, hoy mas que nunca quiero soñar, soñar lo que es realidad, un poeta zombie buscando su Julieta en un balcón.